• Naylamp – El dios que vino del mar

    Nadie supo exactamente de dónde provino, solo que arribó a la costa surcando las olas del mar. Pero hasta hoy, más de mil años después de su ascenso a los cielos convertido en una magnífica águila solitaria, nadie lo ha olvidado en los pueblos del norte del Perú, donde enseñó a los hombres a vivir mejor y a defenderse de sus enemigos. Naylamp era su nombre. El nombre que proclamaron sus guerreros y con el que gobernó con justicia durante el tiempo que estuvo en estas tierras.

    Después de la aventura: